Pasar al contenido principal

¡Un desahogo necesario!

Don Orione se consagró campeón de la Copa Mendoza al derrotar a Andes Talleres por 2-1.

Los resultados pueden darse o no, son consecuencias del juego. Lo que no se negocia es el trabajo día a día para formar profesionales de éxito, personas que se destaquen en el deporte y en cada una de sus actividades. Fueron nueve años sin festejos para, por fin, romper la mala racha y conseguir un título.

Dirán que “jugó el escritorio”, como mencionan en redes sociales y como si otros cinco equipos perdedores no hubieran sido sorteados para volver a participar. Dirán que no hubo Fair Play con Alianza Guaymallén B, cuando estamos ajenos a la decisión de un Tribunal y desde el primer momento -y no 24 horas después de la lesión como algunos reproducen sin saber- ofrecimos que siga el partido cuando sea necesario. Dirán, dirán y dirán. 

El título esperado era cuestión de tiempo. Por el trabajo diario en la formación iba a llegar. Una Primera División lleno de jóvenes que nacieron en las entrañas del club y que llevan toda la vida aprendiendo el ADN Santo. 

Don Orione y Andes Talleres ofrecieron un partido dignísimo de una final, como dos de los grandes de nuestra tierra. El Santo fue mejor en el PT y lo ganaba gracias a Difonzo. El Matador acaparó todo el ST y lo empató de la forma menos pensada, luego de un error defensivo y el rebote en Civelli.

El 1-1 llevaba al alargue hasta que una mano fue la sexta falta para los de calle Minuzzi. Y pese al esfuerzo de Fede Pérez, el remate potente de Agustín Paladino pasó la línea pidiendo permiso, se transformó en gol, en desahogo, en título. ¡Se transformó en Don Orione campeón de la Copa Mendoza! 

 

XCV

 

#VamosElSanto * #SFMendoza

 
sponsors
eci

nilda

petrobus