Pasar al contenido principal

Gustavo Gallardo: "Don Orione es algo hermoso"

Si hablamos del Club Santo Don Orione, automáticamente se nos viene a la cabeza a uno de los hombres más importantes en la historia de la institución: Gustavo Gallardo. A continuación te dejamos una entrevista exclusiva, para que lo conozcas un poco más.

Gustavo Gallardo lleva más de 20 años dándolo todo para que El Santo siga creciendo día a día. Tiene 53 años, fue jugador de El Santo y es el actual entrenador de Primera, del equipo de C15 Negro y además es el vicepresidente del club. 

Sobre su llegada y sus primeros años el club, en la década del 90, nos contó: “llegué a jugar a Don Orione de la mano de un amigo, yo venía de Jockey. Estuve jugando más o menos 3 años. En 1995 me hicieron un ofrecimiento para dirigir juveniles, y con ese equipo salimos campeones y al otro año me ofrecen dirigir la Primera, y ahí inició mi camino como entrenador”.

Además de ser DT, también ocupa un importante lugar en la dirigencia: “En el club ocupo un lugar donde muchas veces me toca tomar decisiones, el cargo que tengo como dirigente es el de vicepresidente, dado que el amateurismo generalmente requiere de gente que haga bastante de todo. También me toca salir afuera para buscar colaboración para el club, ya sea hablar con autoridades políticas de turno, como hablar con sponsors y casas de deportes para poder darle al club algunos beneficios”.

"El principal avance es tener una escuela de formación integral de jugadores".

Don Orione ha ido creciendo mucho con el correr de los años y se ha transformado en uno de los grandes clubes de futsal de la provincia. Gallardo considera que ha habido importantes avances en la historia del club: “El principal avance desde que estoy en el club creo que es tener una escuela de formación integral de jugadores. El club se fue construyendo de a poco, primero con jugadores de primera y juveniles para luego ir conformando la escuela de formación, reclutando todas las divisiones menores, y poder enseñar a los chicos a jugar al futsal. El gran avance en el tiempo fue ese, llegar a lo que tenemos actualmente, que es una escuela de formación integral para jugadores, que nos da frutos constantemente, primero haciendo buenas personas, y también grandísimos jugadores, que luego ocupan lugares en selección mendocina o Argentina”.

También destaca el hecho de que en El Santo  “hay una hegemonía de pensamiento, un pensamiento único, que va desde el equipo de primera hasta lo más chicos. Constantemente logramos que los más chicos que ingresan al club se sientan identificados con los más grandes y eso hace que tengamos un pensamiento hegemónico, que nos ayuda a construir la institución por un mejor camino, sabiendo que priorizamos la persona por encima del jugador, y sabiendo que llegar a Primera es una tarea trabajosa. Ese es un avance que hemos logrando en los últimos años, que todos los jugadores de la institución se sienten identificados, se sienten parte por igual de todos los logros que podamos obtener”.

Gallardo ha vivido muchos momentos en Don Orione, le pedimos que destace algunos e hizo una selección:

“El primer momento que destaco fue en el año 2003, la no presentación a una final. Ese año tuvimos muchos problemas con FEFUSA, dado que en ese momento la gente que dirigía la Federación manipulaba las canchas, los horarios, era muy desordenada, y nosotros tuvimos el coraje de no presentarnos a una final. Se había establecido que tanto la ida como la vuelta se jugaban en Don Orione, en la ida empatamos 2 a 2 y para la vuelta en menos de 24 hs. un dirigente decidió cambiar el partido a Talleres, aunque debía jugarse en Don Orione. El cambio fue por pedido del rival, que justo era Talleres, que no quería jugar en cancha de 40x20, sino en cancha más chica, y el dirigente, ex jugador de Talleres, decidió cambiar la cancha a último momento, nosotros no nos presentamos y quedó como un momento importante e histórico”.

“El segundo momento importante se da en el 2004 con el primer título que obtiene el club a nivel Primera, y eso nos empieza a llenar de personalidad tanto al equipo como al club, para dar pasos en el futuro. Fue contra Don Bosco por una definición por penales”.

“El tercer momento fue también en el 2004, en la final del año nos toca contra Talleres, que tenía un gran equipo, muchos jugadores en selección mendocina, y logramos jugar una final del año fantástica. En la ida empatamos 2 a 2, y en la vuelta, con un gran juego de 4-0, le ganamos 6 a 1 y no  solo nos consagramos campeones del año por primera vez, sino que también consagrábamos una forma de juego, que sería nuestro sello de identidad y es lo que nos distingue deportivamente”.

"Consagramos una forma de juego, que es lo que nos distingue"

“Un cuarto momento sería en el año 2010, cuando viajamos a Misiones a jugar la División de Honor y nos consagramos campeones argentinos venciendo en la final a Talleres por 6 a 1, jugando un torneo impecable, no perdimos ningún partido y salimos campeones invictos desplegando un juego espectacular”.

“Otro hecho importante fue haber jugador la final Intercontinental con el Spartak de Moscú, un club reconocido a nivel mundial. Esto le dio al club una jerarquía internacional distinta al resto, y en el fondo fue el primer club que le hizo ver a la gente del futsal que se podían romper las fronteras de Mendoza y Argentina para ir a jugar a cualquier lado y llevar el futsal a todos lados. Si bien el antecedente era Talleres, que había ido a Brasil, nosotros fuimos uno de los tres primeros equipos de futsal que ha salido del continente.

“Algo a destacar es que tenemos una gran cantidad de jugadores que intentan, en una escuela de formación única, ser buenos jugadores y grandes personas, para que puedan ser deportistas de elite”.

Sobre el torneo disputado en Rusia, el primer salto internacional del equipo, Gallardo nos contó que: “La final Intercontinental fue organizada en el 2012 por la Asociación Mundial de Futsal, contaba con la colaboración de la Unión Europea y la Asociación Sudamericana. El Spartak Moscú al ser campeón de Europa pide rival de Sudamérica, como no había habido Torneo Sudamericano y estaban los campeones de los países, piden un rival de Argentina y como éramos los campeones del país viajamos nosotros. Al ser un equipo amateur nos costó mucho la organización de todo el viaje, tuvimos muchos problemas para conseguir el dinero y viajar, algunos jugadores importantes del equipo no pudieron viajar por este tema y debimos buscar refuerzos que pudieran viajar, uno de esos fue Andrés Bragagnolo, y los demás fueron jugadores de las divisiones inferiores. Armamos un equipo competitivo pero no nos alcanzó para ganar. Como experiencia fue algo increíble, ya que pudimos romper las fronteras y llevar el futsal mendocino y del club para el resto del mundo”.

Siempre se destaca el cariño que tienen los jugadores y la gente del club por él: “El cariño de los jugadores tiene que ver con acompañarlos a un descubrimiento de sus propias posibilidades. Cuando hay una persona que te ayuda a guiarte y te hace ver que tenés tales virtudes y te ayuda a destacarte, sentís agradecimiento y cariño porque te ayuda a que encuentres parte de lo que sos, y yo creo que ahí radica el cariño, porque busco que cada jugador saque lo mejor de sí".

"No puedo trabajar sin empatía, por eso en la mayoría de los grupos de trabajos sentimos un afecto mutuo".

Gustavo nos cuenta su visión sobre la formación en el deporte: “Siempre he creído que el deporte es una herramienta de transformación tanto individual como colectiva, y creo que desde los clubes tenemos una obligación mucho mayor que salir a jugar un deporte, sino que tenemos en las manos un montón de seres humanos y nosotros como entrenadores buscar, más allá de que sean grandes deportistas, que sean buenas personas y que le sirvan a la sociedad para mejorarla. Creo que esa visión es lo que más le he aportado a Don Orione, esa visión de que se puede tener una sociedad mejor en la medida de que a las personas se las ayude a encontrar su vocación y a desarrollarse continuamente”.

"El deporte es una herramienta de transformación"

Al ser consultado sobre lo que representa Don Orione para él, y con qué palabras lo definiría, nos contó que “Las palabras serían ‘una gran oportunidad’, primero una oportunidad de desarrollo personal, que me permitió ir formándome en la vocación mía, que es ser entrenador, formador. Y pude tomar esa oportunidad y no desaprovecharla para que no solo la gente del club lo vea, sino especialmente mi familia pueda que yo he podido desarrollarme y contribuir con algo importante a esta sociedad”.

Le pedimos un mensaje para toda la gente de El Santo: “El mensaje para la familia de Don Orione es de agradecimiento, especialmente a las autoridades que ya no están, que han pasado y me pusieron en el lugar que hoy me toca vivir. También agradecer a quienes hacen este club, el Gustavo Di Marco y tantos padres y jugadores que contribuyen a diario para que este club sea grande, y obviamente a todos los que indirectamente son parte, que quizás no van a la cancha pero se fijan en nosotros constantemente. También le agradezco a ex jugadores que pasaron por el club y le dieron la grandeza deportiva."  

"Don Orione es una hermosa idea y muy seductora, que tiene una grandiosa organización para defenderla, un tiempo de tránsito y un tiempo futuro de desarrollo que vale la pena vivirlo”.

Finalmente le dejó un mensaje a su familia, que lo acompaña día a día: “Quiero destacar la importancia que ha tenido mi familia, especialmente mi esposa Andrea y mis hijos, para que yo me pueda desarrollar, dedicarle tiempo al club y afianzar todos los valores que creo y que comparto con mi círculo íntimo, al cual amo profundamente, que son mi familia”.

#VamosElSanto * #SFMendoza

 
sponsors
eci

nilda

petrobus